CERRAR X
HomeBlogslaura.hernandez's blogFiona Krüger: el tiempo es arte e innovación

Fiona Krüger: el tiempo es arte e innovación

Fiona Krüger, Horloger
Oct 1 2018 - 17:14

La artista escocesa Fiona Krüger, la relojera independiente más importante de la industria, es fundadora y diseñadora de su propia firma. Su formación en bellas artes y diseño de productos y el background multicultural que adquirió tras vivir en Francia, Brasil, Sudáfrica, México, Escocia y Suiza, le han permitido trascender las reglas de la haute horlogerie. Su enfoque de diseño es llamado “A New Métier D’Art”.

Creó Fiona Krüger Timepieces en 2013. La colección Skull fue su serie inicial. Desde entonces sigue ampliando sus diseños, que se caracterizan por un enfoque artístico de la alta relojería a través de la integración del arte con la artesanía Swiss Made y la tecnología. En entrevista desde su atelier en Nods, Suiza, conversa sobre su nueva colección, Chaos, observa la relojería tradicional con ojos frescos y percibe el memento mori como una forma de relacionarse con la idea del tiempo.

¿Cómo fue la transición artística y mecánica de los Skulls a la colección Chaos y el reloj Mechanical Entropy, inspirado en las leyes de la física que definen el tiempo?
Todos mis diseños se crean alrededor de un concepto “base” universalmente identificable. Éste es el punto de partida de mi investigación, el desarrollo de mis ideas y finalmente el diseño de nuestras piezas. Para nuestros relojes es importante que el concepto se relacione con la idea del tiempo; esta base significa que hay un propósito real detrás de cada una de nuestras creaciones. Para mí, la idea del memento mori era una forma muy humana de relacionarse con la idea del tiempo, y estaba perfectamente representada a través del símbolo del cráneo. Encontré una hermosa cita que dice “the skull is the ultimate symbol of life, death and human experience” (“el cráneo es el máximo símbolo de la vida, la muerte y la experiencia humana”), que lo explica perfectamente. En México esta idea se ejemplifica en la maravillosa celebración del Día de Muertos, parte rica de su cultura. Para nuestra segunda colección quise diseñar piezas en torno a la idea del tiempo en sí. Ésta es una idea bastante grande, por lo que era importante mirar las formas en que instintivamente entendemos el tiempo, y esto me lleva a las leyes de la física y al concepto de entropía. Para explicarlo, todos instintivamente entendemos que el tiempo avanza; por ejemplo, usted comprende que si derrama su bebida no se “des-derramará”, o si rompe un huevo no se “des-romperá” más adelante, y esto se explica por el concepto llamado entropía que dicta que a medida que pasa el tiempo las cosas siempre pasan de un estado de orden a un estado de caos, pero nunca al revés. Esta idea de caos realmente me intrigó porque es un completo contraste con la alta relojería que se trata de precisión, perfección y orden y pensé que era realmente interesante. Al igual que con la primera colección, necesitaba un símbolo reconocible para representar esta idea y la imagen de una explosión parecía perfecta ya que es un icono que todos reconocemos, ya sea de cómics, pop art, documentales sobre la formación del universo u otras cosas. Paralelamente a mis propias reflexiones y diseño, he conversado con Jean-Marc Wiederercht y sus hijos durante los últimos cuatro o cinco años. Están detrás de una maravillosa compañía llamada Agenhor especializada en la creación de movimientos mecánicos muy especiales y creativos (quien conoce Poetic Complications de Van Cleef & Arpels como Lover’s Bridge, o Le Temps Suspendu de Hermès, conoce el trabajo de Agenhor). Hablamos regularmente, se ha tratado de un intercambio amistoso de ideas entre personas creativas y siempre habíamos hablado sobre hacer algo juntos algún día. Pensé que ese día tardaría en llegar, pero cuando compartí con ellos el concepto y los diseños iniciales de esta segunda colección les encantaron y propusieron que si estaba preparada para el desafío estarían felices de trabajar conmigo para crear nuestro propio movimiento bespoke. Fue una oportunidad increíble, ¡así que tuve que tomarla! Me permitió profundizar en el diseño de nuestra nueva colección, desde el corazón del reloj, diseñando mi propio mecanismo de explosión. Colaboré con ellos para desarrollar y producir todo en menos de un año. Realmente ha sido una colaboración muy rica y dinámica, un verdadero highlight personal.

Es una mujer escocesa apasionada por el folclor mexicano y vinculada estrechamente con Suiza. Ahora presenta Mechanical Entropy, reloj en el que vierte sus conocimientos de entropía y caos. La creatividad implicada en la magnífica pieza es indiscutible. ¿Cómo se siente?
Me siento muy emocionada por mostrar de nuevo este año algo muy creativo, sobre todo porque tengo que diseñar cada detalle del reloj, desde el mecanismo. Actualmente estoy tan entusiasmada con el potencial de la industria relojera como lo estaba hace siete años cuando me enamoré de esto por primera vez, particularmente si pensamos en lo que podemos lograr si ponemos la creatividad a la vanguardia de lo que producimos. Me siento muy honrada de presentar una pieza que celebra la belleza del movimiento mecánico, especialmente porque es nuestro propio mecanismo.

¿Cómo define el multiculturalismo que implica su trabajo?
No sé definirlo. Creo que es una mezcla de mi background y el enfoque creativo de mi trabajo. Crecí en varios países, con una educación multicultural. Es lo que he conocido, y me ha dado muchísimo. Una mente abierta y una curiosidad natural que ahora traigo a mi trabajo. Paralelamente es importante para mí trabajar de forma inclusiva, tanto a través de nuestro enfoque colaborativo de la producción y el negocio en general, como de la forma en que pienso sobre el diseño de los relojes que creo. Con respecto a la relojería me gusta mostrarle a un público amplio que esto es algo en lo que cualquiera puede interesarse. Por eso diseñar piezas inspiradas en temas universales es importante, ya que cualquier persona puede relacionarse con nuestros relojes, ya sea un connoisseur o no. Esto es diferente a las preguntas sobre precios o gusto: simplemente significa que cualquiera puede mirar nuestras piezas y tener un engagement emocional con ellas, y para mí eso es vital.

¿De qué manera articula el mercado de lujo con la noción de arte?
La definición de “lujo” es algo que he contemplado desde mis estudios en Suiza en 2010 y probablemente desde antes, cuando estaba estudiando bellas artes. Creo que la definición del mercado de lujo está cambiando. Ya no se trata sólo de materiales preciosos, habilidades específicas o exclusividad. Creo que hay un aspecto emocional en lo que hoy se considera lujo que tiene que ver más con cosas intangibles como la autenticidad, la creatividad, la expresión, la individualidad. Todas ellas son cualidades que siempre han sido parte de grandes artistas y su trabajo. Sin embargo, como mencioné, la autenticidad es un factor clave —es interesante que parezca ser una palabra de moda en este momento—. Usar el arte simplemente como una commodity o una herramienta de comunicación lo reduce a la comercialización, lo que no consideraría en sí mismo un lujo.

¿Qué piensa de las subastas como relojera independiente?
Son fascinantes. Resultan una forma interesante de conocer lo que piensan los compradores, sus intereses y sus sentimientos. Pero también es un negocio, así que recordar que hay mecanismos en juego tras bambalinas también es importante —cosas simples como la curaduría de lo que entra en una subasta, por ejemplo—. Creo que tienen un gran papel que desempeñar en el mercado y podrían usarse conjuntamente con otras oportunidades para crear una experiencia realmente especial para los clientes. Sería genial si se hiciera más con las marcas independientes en lo que respecta a las subastas porque por su propia naturaleza muchos independientes tienen la rareza y singularidad que hace que una subasta sea especial.

¿A qué atribuye el costo del reloj de Paul Newman por el cual se pagaron 18 millones de dólares?
Honestamente no lo sé. Eso va un poco más allá de mi experiencia profesional, pero creo que hay muchos factores diferentes en juego con esa pieza —desde la marca, el valor de la misma, el diseño, la historia, el valor percibido de los clientes, el mercado en sí— que derivarían en un análisis interesante.

¿Por qué vivió tres años en México?
Se debió al trabajo de mi padre. Laboró para una empresa estadounidense con oficinas internacionales. Mientras vivíamos en Francia le ofrecieron un ascenso que significó mudarse a Ciudad de México. Me alegro de que lo haya aceptado.

¿Colecciona relojes?
Colecciono más arte y libros que relojes. Aunque tengo una pequeña colección, nada fancy, constituida en su mayoría por piezas únicas y extrañas que encuentro en tiendas ocultas, creadas por diseñadores o marcas en los años sesenta y setenta y un par de piezas de diseño reciente. Son mi “biblioteca” de relojes porque amo las formas, los colores y los elementos gráficos interesantes de ellos.

¿Cómo combina la innovación con la tradición en su trabajo?
La innovación en lo que hacemos es observar la relojería tradicional con ojos frescos. Por ejemplo, en nuestras colecciones Skull y Chaos, los ingredientes básicos son los mismos que encontraría en la relojería tradicional: movimientos mecánicos, técnicas de fabricación, especificaciones, etcétera, pero los utilizamos a nuestra manera para producir algo diferente. Para la colección de calaveras, una parte de la innovación fue pensar en el reloj como un cráneo y desarrollar los diseños a partir de ahí. Para la colección Chaos, parte de la innovación fue nuestro enfoque con respecto al movimiento. François Merot, director de producción de Agenhor, lo explicó de la siguiente manera: “The movement was very unusual to make because the positioning and production of the components was down to the aesthetic desired rather than our technical requirements. It is extremely rare to adapt the technical aspect of a movement to an aesthetic wish. Fiona’s approach as to how to think of a watch movement is highly innovative. Her approach elevates the movement beyond being a technical element into something artistic”. (“El movimiento fue inusual porque el posicionamiento y la producción de los componentes se debió a la estética deseada más que a nuestros requisitos técnicos. Es extremadamente raro adaptar el aspecto técnico de un movimiento a un deseo estético. El enfoque de Fiona en cuanto a cómo pensar un movimiento de reloj es altamente innovador. Su enfoque eleva el movimiento más allá de ser un elemento técnico a algo artístico”).

Laura Hernández Meléndez / Fotos: cortesía de Fiona Krüger Timepieces

Laura Hernández Meléndez / Fotos: cortesía de Fiona Krüger Timepieces

Agregar Comentario